Pensadero

viernes

Emociones y ambiguedades

El fin de semana pasado tuvimos a bien, mi esposa y yo, ir a una jornada católica realizada por varios grupos carismaticos.

La intensidad y el empeño de un mar de personas demostrando cuanto amaban a Dios --debo decir-- me enterneció y el ambiente fue a mi parecer propicio para el recogimiento --algo que para uno que otro debe sonar difícil, pues en ocasiones el mar de emociones que en estos encuentros se despliega a veces; que no siempre; llegan a ser incontenibles. Pero debo confesar que salí en gran medida edificado.

Una de mis intenciones --que no era la única-- era contactar a una de las lideres de un grupo carismatico --a quien tuve el gusto de conocer hace muchísimo tiempo -- e invitarla a escribir unos artículo para publicarlos en: Pensamiento Católico , pero será en otro post donde hable más tendido sobre ello. Sin embargo no era esta la única intención; también y quizás la mas importante era aprovechar el espacio que se me brindaba --No olvidaba que estos carismas son suscitados por el Espíritu Santo-- para ahondar mas en mi amor a Dios.

Existió sin embargo uno que otro hecho; que si me preocupo. Y, si bien el saldo final fue "positivo" vi claramente como criterios errados eran infiltrados por personas muy bien intencionadas, que llegado un momento fueron arrastrados por sus emociones privándose de la razón y nada bueno sale de esa resta, por muy buenas intenciones que uno pueda tener.

Debo aclarar sin embargo que este hecho no es exclusivo de los movimientos carismaticos. Conozco varios, por no decir muchos grupos católicos y congregaciones religiosas en donde también se han presentado alguno que otro hecho. Tampoco es un hecho exclusivamente religioso, también suelen darse en el estado secular.

Pero volviendo al punto y a la situación que narro citare solo un ejemplo:

Llegado un momento, uno de los grupos asistentes soltó una barra característica del movimiento al que pertenecían: "Con Cristo ...Todo, Sin Cristo... Nada" --hasta ese momento todo bien y lo que comenzó con un pequeño grupo se extendió en todo el coliseo--

Pero, y aquí viene el detalle, el animador del encuentro extasiado por lo ocurrido volvió a repetir la pequeña barrita y seguidamente soltó: "Con María... Todo, Sin Maria ...Nada"

He aquí con lo que tuve reparos, --y antes de seguir quiero aclarar que tengo un profundo amor para con mi Santa Madre María, y considero así mismo que es parte importante y activa en la obra del plan de salvación que la Santísima Trinidad desarrollo para con nosotros los hombres.

Habiendo hecho la salvedad, prosigo. Como decía, tuve reparos es la frase de "Con María todo, sin María nada", pues, anteriormente se había soltado la frase de:"Con Cristo Todo, Sin Cristo Nada" y esto en el contexto presentado; ponían tanto a la Madre como al Hijo en una misma posición, y eso no es así --valga la aclaración-- puesto que el Hijo es Dios y la Madre es eso Madre, no divinidad. Una cosa es ser divinidad y otra muy distinta participar de ella (la divinidad).

Alguno que otro, puede pensar que exagero, que de hecho queda claro que nuestra Santísima Madre no esta en la misma posición de Jesucristo, que todo el mundo sabe eso o al menos lo intuye, y que me ahogo en un vaso con agua.

Posible es que, alguien con mediana formación y compromiso pueda saber, intuir o cuanto menos dar una interpretación adecuada de aquella frase. Pero, también digo que No, puesto que necesariamente no es así, y es que el problema no son los medianamente preparados --que de por si son pocos--, sino quienes tienen una escasa o nula formación en la fe,--bien podría decir la gran mayoría de nosotros--, ya sea por desidia propia o ajena (en lo de ajena encajamos también cada uno de nosotros). Es esta gran mayoría quienes se encuentran mas expuestos. Y quien diga lo contrario, tiene que salir mas al campo pues para que la teoria funcione se necesitan quienes las pongan en practica (entiendase: Evangelizar)


Yo puedo entender que alguien, de manera personal, en algún dialogo me diga: "Yo adoro a mi: Mamá, Papá, Hijos (as), Novio (a), etc". Obviamente interpretare correctamente lo que quiere comunicarme: "Yo quiero mucho a". Haciendo este breve esfuerzo, habré saltado la valla de su mal uso del lenguaje --exigido quizás por el sentimentalismo--, porque es mal uso, salvo que alguien me diga que lo de "adorar" va en todo el sentido literal de la palabra (cosa que ya seria un problema, al menos si quien lo dice se llama así mismo Católico).

Otro amigo puede decirme:"Yo adoro a la Virgen", yo podría también interpretarlo como "Yo quiero mucho a la Virgen", pero mal haría si no lo corrigiera, y con una sonrisa cómplice le diere unas palmaditas diciéndole: "Te entiendo". Y aqui comienza el problema pues, su mal uso de palabras, que a mi no me afecto, en otros casos podría desencadenar una "mariolotria" y créanme que el diablo es mas astuto que nosotros; pues puede tergiversar lo bueno para generar confusión, ejemplos varios encontramos en la Biblia --por ejemplo la escena cuando "el desdichado" utilizó las propias palabras de las Escrituras para tentar a Cristo en el desierto (Lucas 4, 9-12)

Existen expresiones más felices --creo yo-- que rinden honor a nuestra Santísima Madre, que no solo son bonitas sino que también ilustran, por ejemplo:

"Nada sin María y todo por mediación de María" (S. Efrén)

"A Jesús siempre se va y se "vuelve" por María" (San Josemaría Escrivá de Balaguer)

"Por Cristo a María y por María mas plenamente al Señor Jesús"
(L.F. Figari)

"Cuanto la Virgen quiere, lo obtiene, ya que sus plegarias nunca quedan desatendidas"
(Pío IX)

"¡María no es el centro, pero esta en el centro!"
(San Luis María Grignion de Monfort)

En conclusión: Las buenas intenciones no son suficientes, las emociones no son malas, pero cuando se separa de la razón pueden llevarnos al abismo --a nosotros y a quienes vengan tras nosotros--. Y tener el tino necesario para emplear las palabras adecuadamente, las ambiguedades son armas de doble filo. Oremos pues y formémonos constantemente para poder transmitir cada vez mejor el mensaje de Cristo.

Santa María, ruega por nosotros.




Omar Orozco Sáenz

Etiquetas: , ,

2 Comentarios:

A la/s 11:21 a. m., Blogger JORGE dijo...

Hola,

He estado visitando varias páginas católicas, y me di con la tuya que es una bendición.

Si la razón no me lleva a emocionarme por la situación a la que me ha conducido, es porque he razonado mal, y si mi emoción excede la realidad, me puede hacer desviar del verdadero camino. Lo ideal es que ambas formen parte de las variables de nuestro camino, para así llegar y conducir a Dios.

Te comento que en familia participamos en la producción de "Travesía por la Vida', un programa de radio, ahora en internet, en defensa de la vida y la familia.

Te invito a escucharlo en la dirección siguiente:
http://www.travesiaporlavida.podomatic.com

Ponemos a tu disposición el material que se encuentra allí para que hagan uso de él en forma total o parcial, hay secciones largas y cortas de diferentes temas relacionados a la defensa y promoción de la vida y la familia.

Son archivos de sonido del programa en vivo, que sale los días miércoles a las 9 p.m. (hora de Lima) a través de Radio María (580 AM), y se puede sintonizar en vivo por internet en la dirección siguiente:
http://www.radiomaria.org/media/peru.asx

El uso de los archivos de sonido es gratis, sin embargo no nos molestamos si de cuando en cuando se acuerdan de ofrecer un Santo Rosario por esta obra.

Suscripciones gratis: http://www.feedburner.com/fb/a/emailverifySubmit?feedId=1258313&loc=es_ES

Bendiciones y gracias por el aliento que significa encontrar tu hermosa página.

 
A la/s 8:16 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Muy deficiente tu reflexion.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal