Pensadero

viernes

¿Nuestros actos cambian algo?

En ocasiones parecen que nuestras acciones, son insignificantes y para nada trascendentes. Es una tentación constante que nos invita a dejar de lado aquello que realizamos. Sin embargo con el pequeño esfuerzo que realizamos podemos hacer la diferencia.

A continuación una historia que me ayuda mucho cuando ideas como las que comento rondan mi cabeza:

"En una ocasión, un turista madrugó para contemplar el amanecer en la playa. Al llegar allí se encontró con que no era el único. Había un lugareño que también paseaba por la costa. Al turista de inmediato le llamó la atención que aquel hombre cada tres pasos se agachaba, recogía algo de la arena y lo lanzaba al mar.

Después de observarlo durante unos minutos se acercó a preguntarle qué hacía.

El lugareño le explicó que era común en esa época del año que la marea bajara rápidamente provocando que muchas estrellas de mar se quedaran en la arena y si él no las devolvía al agua seguramente morirían.

Dicho esto, se agachó para tomar otra estrella que arrojó al mar.

El turista contempló la playa y vio una inmensidad de terreno, llena de puntitos que seguramente eran más estrellas de mar varadas.

Entonces, intrigado, le preguntó: “Perdone ¿para qué hace esto? ¿No es inútil ponerse a salvar estrellas? ¿Cambia algo el hecho de que usted arroje al mar estas estrellas cuando son cientos de miles las que seguramente morirán?”

El lugareño se agachó. Recogió una estrella. La sostuvo entre sus manos unos segundos y la arrojó al mar. Luego volteó la mirada al turista y le dijo “¿Me preguntas si cambia algo? Para ésta… ¡Cambio todo!”."



Omar Orozco Sáenz

Etiquetas: ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal