Pensadero

viernes

La tonta excusa de la naturaleza

Algunas personas; con el fin de justificar sus actos; pueden renunciar al uso de su inteligencia y optar por patrones para nada razonables. Y buscan asirse de lo primero que puedan encontrar. Verán esta actitud en quienes: mienten, roban, drogan, son infieles, o practican la sodomía.

Este argumento, es el predilecto -sobre todo- de quienes definen las tendencias homosexuales como un hecho por demás "natural", "válido", incluso hasta "histórico".

Pero, es este mismo argumento el que los desdice convirtiéndose así [su argumento] en su propio verdugo. Y es que al final todos sus intentos "científicos" para explicar su condición, apuntan a un hecho "incontrolable" y por demás natural. Dirán que en la naturaleza se realizan dichas prácticas y que son más de ciento y tantas especies quienes la ejercitan. Y ante ello pontifican que nada se puede hacer.

Bueno, de ser ese el caso, no tendríamos que quejarnos ante los robos, drogadicciones, incestos, asesinatos, canibalismo; el abuso (pues, rige la ley del más fuerte). Podríamos decir que son más las especies que practican o desarrollan esas prácticas por lo que la sociedad no puede condenarlas.

Y ni de qué hablar de nuestros antepasados, que los griegos dirían unos, que los espartanos podrían decir otros y bajo este último se ejecutaban a los niños que consideraban débiles -por ende un estorbo-. O imagínense un ejemplo un poco más reciente y decapitemos en nombre de nuestra libertad -claro acto de intolerancia- a quienes no piensen como nosotros; o se conviertan en enemigos del estado (por no decir de los intereses propios de los gobernantes de turno).

Quien diga lo contrario es un hipócrita, que solo quiere hacer uso y abuso de un hecho bajo el cual el ser humano no puede regirse y menos justificarse.

Imagínense una sociedad regida por criterios como los ya mencionados.

El ser humano no puede abajarse y justificarse en actitudes no propias de su condición. Antes bien debe de dominar aquellas tendencias que lo obliguen a renunciar a su señorío de si mismo.

Dios se hizo hombre, para mostrarnos quien es el hombre. Y para invitarnos a participar de su divinidad. Es cierto que pueden existir tendencias que obstaculicen nuestra respuesta a tan generosa invitación, pero también esta la Gracia que Dios nos concede; la cual suple nuestras deficiencias y nos ayuda a vivir una vida digna y en consonancia con los designios de Dios.

Esta en nosotros tomar su mano y dejarnos guiar o soltarla y vivir esclavos de nuestras pasiones. Pero estos caminos serán consecuencia de una decisión, y no fruto de un destino inevitable.

Omar Orozco Sáenz

Etiquetas: , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal